Pepinillos fuera de guión

Emitido 2 febrero 2011

risto

www.paradasolicitada.net → Nuestro programa de hoy es especial. Está dedicado en cuerpo y alma a la primera persona que nos ha elevado a categoría académica. Raquel, una estudiante de Periodismo de Madrid, ha hecho un análisis estructural de Parada Solicitada. Las conclusiones del informe son irrefutables: somos pura basura. Nosotros analizamos su análisis, mientras hacemos propósito de enmieda: no volveremos a comer pepinillos en directo. Trasliteración del análisis de nuesta amiga:

El programa comienza con la que se supone que es la sintonía principal y el ruido de un motor de autobús en segundo plano. A los cinco segundos una chillona voz masculina, excesivamente saturada, saluda a los radioyentes.“¿Como están todos?” (…)Tras once minutos de un improvisado sketch protagonizado por Cánovas, carente de estructuración alguna y en el que se confunden las voces en una atmósfera de sinsentido, el locutor que parece “dirigir” el programa indica la señal horaria “las nueve y veintiún minutos”.  (…) En la radio el tiempo es oro y hay que exprimir cada segundo del que se dispone. Además, los oyentes, generalmente, poseen rutinas de escucha que han de respetarse (…)En ningún momento se exponen los contenidos que se van a tratar (…) Tras 5 minutos de gags, una de las locutoras rompe radicalmente con el tema y se pone a hablar de una fotografía colgada en el Facebook de Parada Solicitada que no guarda relación con el contenido (si es que hay) del programa. El hilo se pierde totalmente cuando los cuatro participantes se sumergen en una conversación marcadamente privada: “¿En qué tienda está?” “¿Te acuerdas dónde vivía el Kiwi? Pues justo debajo” “Pero la gente que nos oye, sabe dónde vivía el Kiwi”. La desorientación del oyente en este punto es extrema (…)No será hasta el minuto 23 cuando se presenten los locutores (…) Desperdiciados los 25 primeros minutos de programa (minutos esenciales en toda emisión para captar la atención de la audiencia), Rubén, el presentador, introduce la sección que da nombre al programa “No somos España” mientras se come una lata de pepinillos. (…) Otra de las locutores también se encuentra comiendo mientras habla, se distingue en su pronunciación.

Sabemos que este último punto es el que más ha molestado a nuestra amiga Raquel. Pero, confiésalo: te has reído un poquito. Ya es más de lo se puede decir de otros queridos compañeros de éter que, encima, pasan hambre en antena. Nosotros, por nuestra parte, lo confesamos: tienes toda la razón en tu análisis. Y, después de 13 años, no alteraremos el programa. [descargar programa en mp3]

[audio:http://blip.tv/file/get/Paradasolicitada-LosPepinillosEstnEnElGuin954.mp3]